CHIPS ACT: LA LEY EUROPEA DE CHIPS QUE VOLVERÁ A PONER A EUROPA EN LA CARRERA TECNOLÓGICA

    0
    22

    Texto del BLOG POST By Thierry Breton 15 September 2021

    Thierry Breton

    Al mundo le faltan semiconductores.

    La escasez de semiconductores, también conocidos como chips, tiene consecuencias muy concretas en la economía, el empleo e incluso el ocio de la UE. Los fabricantes de automóviles posponen la producción de vehículos. Los proveedores de banda ancha se quedan sin enrutadores de Internet. Los jugadores no pueden tener en sus manos las consolas de próxima generación.

    La situación puede durar un tiempo. Los semiconductores son el núcleo de la digitalización de nuestro mundo, pero la oferta mundial está luchando actualmente por satisfacer la explosión de la demanda impulsada por los teléfonos inteligentes, el Internet de las cosas y los automóviles conectados.

    Pero no se trata solo de oferta y demanda.

    Los semiconductores son el núcleo de la carrera tecnológica mundial

    Los semiconductores están en el centro de fuertes intereses geoestratégicos y en el núcleo de la carrera tecnológica global.

    Las superpotencias están ansiosas por asegurar su suministro en los chips más avanzados, ya que son conscientes de que condicionará su capacidad de actuar (militar, económica e industrialmente) e impulsar la transformación digital.

    Los chips son un componente estratégico de cualquier cadena industrial. La carrera por los chips más avanzados es una carrera por el liderazgo tecnológico e industrial.

    Estados Unidos está discutiendo ahora una inversión masiva en virtud de la American Chips Act diseñada para financiar la creación de un centro de investigación estadounidense y ayudar a abrir fábricas de producción avanzada. El objetivo es claro: aumentar la resiliencia de las cadenas de suministro de semiconductores estadounidenses.

    Taiwán se está posicionando para garantizar su primacía en la fabricación de semiconductores.

    China también está tratando de cerrar la brecha tecnológica, ya que está limitada por las reglas de control de exportaciones para evitar transferencias tecnológicas.

    Europa no puede y no se quedará atrás.

    «Si bien la demanda mundial se ha disparado, la participación de Europa en toda la cadena de valor, desde el diseño hasta la capacidad de fabricación, se ha reducido. Dependemos de chips de última generación fabricados en Asia. Así que esto no es solo una cuestión de competitividad. también es una cuestión de soberanía tecnológica. Pongamos todo nuestro enfoque en ello « (Thierry Breton)

    Al anunciar una ley europea de chips en su discurso sobre el estado de la Unión Europea, la presidenta Ursula von der Leyen ha enviado una fuerte señal geopolítica y económica.

    Los Estados miembros están diseñando actualmente estrategias nacionales para desarrollar en su suelo capacidades industriales y de producción con el fin de reducir sus dependencias.

    Una visión y una estrategia europeas coherentes

    Con la European Chips Act, estos esfuerzos nacionales pueden integrarse en una visión y estrategia europea coherente.

    También proporcionará un marco para evitar una carrera hacia las subvenciones públicas nacionales que fragmentan el mercado único, establecerá las condiciones para proteger los intereses europeos y colocará a Europa firmemente en el panorama geopolítico mundial.

    Creo que la European Chips Act debería abarcar tres dimensiones:

    Primero, una estrategia europea de investigación de semiconductores.

    La principal fortaleza de Europa en la cadena de valor global de semiconductores es su capacidad de investigación. Sí, contamos con investigación de primer nivel en Europa, a través de IMEC en Bélgica, LETI / CEA en Francia, Fraunhofer en Alemania. Cada actor industrial activo en la producción de semiconductores utiliza y depende de la investigación europea llevada a cabo en estos institutos. Sobre la base de la asociación de investigación existente (la Empresa Común KDT), debemos mejorar nuestro juego y diseñar una estrategia para impulsar las ambiciones de investigación de Europa al siguiente nivel, preservando al mismo tiempo nuestros intereses estratégicos.

    En segundo lugar, un plan colectivo para mejorar la capacidad de producción europea.

    Debemos monitorear regularmente nuestras cadenas de suministro industriales, anticipar posibles interrupciones futuras y garantizar la resistencia de toda nuestra cadena de suministro, incluidos el diseño, la producción, el empaque, el equipo y los proveedores, como los productores de obleas. También debemos apoyar el desarrollo de plantas de fabricación europeas – “megafabricas” – capaces de producir en gran volumen los semiconductores más avanzados (hacia 2 nm y menos) y de bajo consumo energético.

    En tercer lugar, un marco para la cooperación y la asociación internacionales.

    La idea no es producir todo por nuestra cuenta aquí en Europa. Además de hacer que nuestra producción local sea más resistente, necesitamos diseñar una estrategia para diversificar nuestras cadenas de suministro a fin de disminuir la dependencia excesiva de un solo país o región. Y aunque la UE apunta a seguir siendo el principal destino mundial de la inversión extranjera y damos la bienvenida a la inversión extranjera para ayudar a aumentar nuestra capacidad de producción, especialmente en tecnología de alta gama, a través de la Ley Europea de Chips también estableceremos las condiciones adecuadas para preservar la seguridad de Europa. de suministro.

    Para cumplir estas ambiciones, tendremos que movilizar toda nuestra caja de herramientas, como la Alianza Europea sobre Semiconductores, lanzada recientemente, así como las fuentes de financiación de forma coherente. Además de la financiación europea, nacional, regional y privada actual, y de las posibilidades que ofrecen los IPCEI, creo que deberíamos explorar la creación de un Fondo Europeo de Semiconductores específico.

    Nuestra soberanía tecnológica está al alcance

    La realidad geopolítica es apremiante, al igual que la necesidad de crear valor europeo y puestos de trabajo en áreas industriales estratégicas.

    Con la European Chips Act, nuestra soberanía tecnológica está a nuestro alcance.

    Este es el momento

    Thierry Breton es Comisario europeo de Mercado Interior y Servicios (Desde 2019)