martes, octubre 19, 2021
spot_img
spot_img
spot_img

Hablando de Europa con José Andrés García Moro, Presidente de PRINCAL

José Andrés García Moro es agricultor de profesión, alcalde de la localidad vallisoletana de Melgar de Arriba y presidente de PRINCAL y REDER.

José Andrés García Moro es agricultor de profesión, alcalde de la localidad vallisoletana de Melgar de Arriba y presidente de PRINCAL y REDER
José Andrés García Moro es agricultor de profesión, alcalde de la localidad vallisoletana de Melgar de Arriba y presidente de PRINCAL y REDER

Con motivo de la celebración del Día de Europa, el pasado 9 de mayo, hiciste las siguientes declaraciones: “el medio rural tiene mucho que agradecer a Europa, porque sin la Unión Europea los pueblos de nuestra Comunidad Autónoma no tendrían población”. ¿Crees que la despoblación es el principal reto al que se enfrenta el medio rural en Castilla y León?

Sí, es el reto principal y no sólo en nuestra Comunidad Autónoma, pero hay que comenzar a analizarlo desde una perspectiva  constructiva, presentando soluciones e iniciativas para fijar población y aprendiendo a adaptarnos a un escenario de baja densidad demográfica.

Hace tiempo que los expertos han determinado que la evolución de la despoblación obedece a un proceso lento, producido por un cambio de modelos económicos y de transición de un sistema agrario a un modelo industrial y de servicios. El INE presenta unas proyecciones demográficas para las próximas décadas de descenso poblacional, a nivel estatal y no podemos pretender que en nuestros pueblos haya más habitantes. Lo que nos debe interesar es como gestionar este nuevo contexto y es ahí donde la Unión Europea ha favorecido y sigue favoreciendo proyectos y políticas que han permitido mantener población en nuestros pueblos.

Parece que la Unión Europea plantea para el próximo periodo de programación una nueva definición de la despoblación (la propuesta de Reglamento FEDER 2021 – 2027 mide el declive demográfico por provincias y municipios o agrupación de municipios. Y no solo analiza la densidad de población, sino también la pérdida de habitantes como un factor a tener en cuenta), ¿crees que Castilla y León puede beneficiarse de este nuevo marco?

Aquí hay dos cuestiones, por un lado la nueva definición de despoblación y por otro el beneficio que puede obtener el medio rural.

Lo primero es muy importante, hay que recordar que el tema de la despoblación no se tuvo en cuenta hasta el año 2006, con la entrada de Suecia y Finlandia en la U.E, entonces se introdujo un anexo a los Tratados, en el que se establecía que debía tenerse en especial consideración a las zonas despobladas del norte de Europa, aquellas regiones con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, pero este parámetro se medía a nivel de Nuts 2, el  equivalente en España a comunidad autónoma. Es un área demasiado extensa, en la que la situación en las ciudades sirve de compensación de la sangría demográfica en los pueblos. Ahora, por primera vez, se analiza el problema demográfico por provincias y municipios o agrupaciones de municipios y se añade la pérdida de población como un factor a tener en cuenta. Creo que es una muy buena noticia.

En relación a la repercusión económica para Castilla y León de los Fondos FEDER, son las comunidades autónomas y el gobierno quienes tienen que decidir que territorios consideran prioritarios y si van a actuar a nivel provincial, municipal o de agrupación de municipios.

Por otro lado y relacionado con tus declaraciones del 9 de mayo, ¿crees que los ciudadanos del medio rural están suficientemente informados de la importancia de la Unión Europea para el  medio rural?

Si, dije que el medio rural conoce la importancia de la UE y del concepto de cohesión Europea, porque es algo que va más allá de la PAC. La Política Agraria Común, es conocida, por todo el mundo y es sabido que gracias a la PAC tenemos un mundo rural vivo y que esta política no sólo trata de productos, sino de personas, de comunidades  rurales, pero hay más. El medio rural sabe que los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos han proporcionado una masa crítica de inversiones para trabajar por la convergencia socioeconómica, la resiliencia y la cohesión territorial.

Actualmente, ¿quién no ha oído hablar del Fondo de Recuperación Europeo? Los habitantes del medio rural no están al margen de lo que sucede en Europa, es más tienen canales de comunicación privilegiados, a través de los Grupos de Acción Local, pero siempre se puede mejorar e incidir en la información que atañe al medio. Por eso desde PRINCAL hemos decidido ser estructura de acogida de un centro de información EUROPE DIRECT, para acercar los temas europeos al medio rural de Castilla y León.

El ‘Plan de recuperación para Europa’ de la Comisión Europea, apuesta por una salida de la crisis verde, digital e inclusiva, sin embargo un tema pendiente en el medio rural es la conectividad, ¿cómo afronta LEADER este reto?

Lo cierto es que, a pesar de que la competitividad económica de las zonas rurales y del resto, depende de una buena conectividad y que esta se ha revelado como un arma poderosa contra la despoblación, tenemos que tener en cuenta tres factores, con un nivel de implantación, en las zonas rurales muy diverso: las infraestructuras, la formación de la población en el uso de la tecnología y los servicios ofertados.

LEADER, es decir los programas de desarrollo rural, inciden particularmente en los dos últimos, que no es poco. Por un lado, en la formación de la población en el uso de las nuevas tecnologías y en el aprovechamiento de éstas para mejorar la competitividad económica de las empresas y para la creación de empleo. Por otro en la creación y mejora de servicios adaptados a las necesidades de la población y la economía rural.

Pero es obvio que existe un freno muy importante en relación a las infraestructuras, aunque se están desarrollando soluciones tecnológicas que pueden poner freno a la brecha digital que separa el medio rural del urbano.

Creo que esta es otra de las lecciones que hemos aprendido con la crisis del COVID 19: la consciencia de la importancia del medio rural, como, proveedor de alimentos, de agua, de recursos. Los agricultores y ganaderos no han parado, aunque han tenido enormes dificultades por la paralización de otras actividades económicas, de las que dependen. La cuestión, es que se ha puesto de manifiesto la importancia de contar con un mundo rural conectado.

Además de celebrar el Día de Europa, el pasado 9 de mayo ha arrancado oficialmente la Conferencia sobre el Futuro de Europa, que se presenta como un ejercicio democrático sin precedentes, en el que la ciudadanía está llamada a dar su opinión para conseguir una Europa más resilente, ¿crees que el medio rural va a responder a esta llamada a la participación?

Nosotros, desde PRINCAL y a través de EUROPE DIRECT CASTILLA Y LEÓN RURAL, vamos a esforzarnos porque sea así. No podemos quedarnos al margen de una consulta como esta y tenemos mucho que aportar en todos y cada uno de los temas de discusión que se han establecido.

También queremos dar apoyo a las personas y colectivos que quieran participar en la Conferencia y que precisen algún tipo de acompañamiento para hacerlo.

Los programas de desarrollo han cambiado a lo largo de los años, actualmente están surgiendo nuevos retos relacionados con la economía circular, la biodiversidad, o el cambio climático, ¿crees que estos elementos nuevos pueden adaptarse al enfoque LEADER?

No sólo pueden adaptarse, sino que el enfoque LEADER es la estrategia más adecuada para implementar soluciones a estos cambios. De hecho la economía circular, la biodiversidad, o el cambio climático están presentes ya en los programas de desarrollo.

Lo que ocurre es que ahora la situación es más compleja y hace falta ir más allá, por ello la Comisión Europea ha establecido una hoja de ruta para conseguir la neutralidad climática en el año 2050: el Pacto Verde Europea, que también deberá incorporarse a las estrategias de desarrollo rural en los próximos años.

La crisis provocada por la COVID 19 requiere, a nivel europeo, un nuevo conjunto de medidas de reconstrucción del capital social, económico y natural, pero la energía para hacer frente a estos retos varía mucho, no sólo entre países, sino entre regiones y el medio rural, específicamente requiere mucha fuerza, para afrontar medidas que deben ser ahora, a consecuencia de la crisis del COVID 19, más urgentes y ambiciosas. Esta crisis nos va a ayudar a forjar el modelo de sostenibilidad social y verde que plantea el European Green Deal.