PARLAMENTO EUROPEO: PROPUESTA PARA MEJORAR LA PROTECCIÓN DE LOS PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE CALIDAD

    0
    222
    • Cierre automático de los dominios de internet de indicaciones geográficas si no cuentan con los derechos
    • Protección de las indicaciones geográficas contenidas en alimentos procesados
    • La Comisión Europea debe registrar las nuevas indicaciones en máximo cinco meses
    • Más derechos y financiación para las agrupaciones de productores reconocidas

    El 1 de junio, el Parlamento Europeo adoptó su posición de cara a las negociaciones sobre las nuevas reglas de indicaciones geográficas de la UE para productos agrícolas.

    Los eurodiputados consideran que las indicaciones geográficas (IG) -derechos de propiedad intelectual que identifican productos con cualidades, características o una reputación debida a factores naturales y humanos vinculados a su lugar de origen- deben protegerse mejor en internet. Los dominios que utilicen una IG sin contar con los derechos deberán ser cerrados automáticamente o asignarse a un grupo de productores que la utilice legalmente. Para ello, la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) establecerá un sistema de alerta que controle el registro de nombres de dominio.

    El Parlamento también quiere que las IG estén mejor protegidas en los productos procesados. Los productos procesados que contengan un ingrediente reconocido no podrán etiquetarse con la IG a menos que los productores de la misma lo permitan.

    El registro de las indicaciones geográficas debe ser más rápido –plazo máximo de cinco meses- y continuar bajo competencia de la Comisión. Las autoridades nacionales deberán gestionar la mayoría de las solicitudes de modificación de los registros de IG existentes sin que la Comisión tenga que volver a comprobarlos. Según los eurodiputados, la Comisión tiene una experiencia agrícola única y, por lo tanto, debería continuar administrando el sistema de indicaciones geográficas, en lugar de la EUIPO.

    Por último, el Parlamento propone que los productores reconocidos tengan más derechos y apoyo financiero. Deberían encargarse de establecer las condiciones mínimas para el uso de las indicaciones geográficas y supervisar su uso. Los productores reconocidos también deberían poder recibir contribuciones financieras obligatorias de todos los productores del bien protegido.

    El informe, que servirá de base para las negociaciones con el Consejo de la UE sobre la forma final del texto legislativo, fue aprobado por el pleno con 603 a favor, 18 en contra y 8 abstenciones.

    Declaración del ponente

    Paolo De Castro (S&D, Italia) afirmó: «Este texto representa una inusual buena noticia para nuestros agricultores, pues apoya un sistema agroalimentario más competitivo, sostenible e integrado en beneficio de nuestras zonas rurales. La posición del pleno pretende reflejar la evolución del sistema de indicaciones geográficas, que supone unos 80.000 millones de euros para la UE y es reconocido en todo el mundo como representante de la excelencia de nuestro sector agroalimentario. Las IG no solo simbolizan nuestro patrimonio económico y social, sino que también son una herramienta crucial capaz de crear valor económico sin necesidad de invertir fondos públicos. Gracias al mandato votado hoy, tenemos la gran oportunidad de llegar a un acuerdo ambicioso con el Consejo sobre un sistema de IG más sólido que satisfaga realmente las necesidades de nuestros productores»

    Contexto

    La UE protege las indicaciones geográficas desde la década de los 70 y en la actualidad existen en torno a 3.500, cuyas ventas anuales ascienden a 74.800 millones de euros. El valor de venta de un producto con una denominación protegida suele duplicar el de productos similares sin certificación.

    Al aprobar esta resolución, el Parlamento responde a las expectativas de los ciudadanos de reducir la estandarización de los productos y reconocer las peculiaridades culturales y productivas locales y regionales, tal y como se expresa en la propuesta 12(3) de las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.