PREVISIONES ECONÓMMICAS EUROPEAS (VERANO 2023)

    0
    172

    Previsiones económicas del verano de 2023: ralentización de la dinámica de crecimiento en un contexto de disminución de la inflación y solidez del mercado de trabajo.

    a Comisión Europea ha presentado hoy las previsiones económicas del verano de 2023.

    La economía de la UE sigue creciendo, aunque con menos fuerza. Las previsiones revisan a la baja el crecimiento de la economía de la UE hasta el 0,8 % en 2023, en vez del 1 % pronosticado en las previsiones de primavera, y hasta el 1,4 % en 2024, en vez del 1,7 %. También revisan a la baja el crecimiento de la economía de la UE hasta el 0,8 % en 2023, en vez del 1,1 % pronosticado en las previsiones de primavera, y hasta el 1,3 % en 2024, en vez del 1,6 %.

    Se prevé que la inflación siga disminuyendo durante el período de previsión. Actualmente se prevé que la inflación del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) alcance en la UE el 6,5 % en 2023, en vez del 6,7 % previsto en primavera, y el 3,2 % en 2024, en vez del 3,1 %. En la zona del euro, se prevé que la inflación sea del 5,6 % en 2023, en vez del 5,8 %, y del 2,9 % en 2024, en vez del 2,8 %.

    Una dinámica de crecimiento con menos fuerza

    Los últimos datos confirman que la actividad económica en la UE se moderó en el primer semestre de 2023 como consecuencia de las graves perturbaciones que sufrió la UE. La atonía de la demanda interna, especialmente del consumo, indica que los precios altos y crecientes de los precios al consumo de la mayoría de los bienes y servicios están teniendo un mayor impacto del previsto en las previsiones de primavera. Esto se produce a pesar de la bajada de los precios de la energía y de un mercado laboral excepcionalmente fuerte, que ha registrado tasas de desempleo extraordinariamente bajas, una continua expansión del empleo y una subida de los salarios. Al mismo tiempo, la acusada desaceleración de la concesión de crédito bancario a la economía indica que el endurecimiento de la política monetaria está repercutiendo en la economía en su conjunto. Los indicadores de las encuestas apuntan ahora a una ralentización de la actividad económica en el verano y en los próximos meses, con una persistente debilidad de la industria y una dinámica ralentizada de los servicios, a pesar de la fuerte temporada turística en muchas regiones de Europa.

    La economía mundial se comportó algo mejor de lo previsto en el primer semestre del año, a pesar de los malos resultados de China. Sin embargo, las perspectivas del crecimiento y el comercio mundiales se mantienen prácticamente inalteradas en comparación con las previsiones de primavera, lo que significa que la economía de la UE no podrá contar con un fuerte respaldo de la demanda exterior.

    En general, se prevé que el menor ritmo de crecimiento de la UE se extienda hasta 2024 y que los efectos de la política monetaria restrictiva sigan limitando la actividad económica. Sin embargo, se prevé un ligero repunte del crecimiento el año que viene, al seguir disminuyendo la inflación, mantenerse la fortaleza del mercado laboral e irse recuperando gradualmente los ingresos reales.

    La inflación seguirá disminuyendo

    La inflación siguió disminuyendo en el primer semestre de 2023 como consecuencia de la bajada de los precios de la energía y de la moderación de las presiones inflacionistas de los alimentos y los productos para uso industrial. En la zona del euro, alcanzó el 5,3 % en julio, exactamente la mitad del máximo del 10,6 % registrado en octubre del 2022, y se mantuvo estable en agosto. 

    Se prevé que los precios de la energía sigan bajando durante el resto de 2023, pero a un ritmo más lento. Se prevé que vuelvan a subir ligeramente en 2024, impulsados por unos precios más altos del petróleo. Hasta ahora, la inflación en los servicios ha persistido más de lo que se pronosticaba, pero se prevé que continúe moderándose a medida que la demanda se ralentice por los efectos del endurecimiento de la política monetaria y la disipación de los efectos de la dinámica de recuperación tras la COVID. Los precios de los alimentos y de los productos no energéticos para uso industrial seguirán contribuyendo a la disminución de la inflación durante el período de previsión, y reflejarán también la bajada de los precios de los insumos y la normalización de las cadenas de suministro.

    Perspectivas dudosas por los riesgos y la incertidumbre

    La actual guerra de agresión de Rusia contra Ucrania y las tensiones geopolíticas más amplias siguen planteando riesgos y siguen generando incertidumbre. Además, el endurecimiento monetario podría afectar a la actividad económica de manera más acusada de lo previsto, pero también podría dar lugar a una disminución más rápida de la inflación, lo que aceleraría la recuperación de las rentas reales. En cambio, las presiones sobre los precios podrían resultar más persistentes.

    Los crecientes riesgos climáticos, ilustrados por las condiciones meteorológicas extremas y los incendios forestales y las inundaciones sin precedentes del verano, también afectan a las perspectivas.

    Antecedentes

    Las previsiones económicas de verano de 2023 aportan una actualización de las previsiones económicas de primavera de 2023, que se presentaron en mayo de 2023.

    Se trata de una previsión intermedia con pronósticos de PIB e inflación para las seis mayores economías de los Estados miembros de la UE, la zona del euro y la UE en su conjunto. La evolución económica más reciente de otros 21 Estados miembros se aborda en el análisis general y se tiene en cuenta en el cálculo de los datos agregados de la UE y de la zona del euro.

    Las previsiones de verano se basan en una serie de hipótesis técnicas sobre los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de los productos básicos hasta la fecha límite del 30 de agosto de 2023. En cuanto a los demás datos utilizados, incluidas las hipótesis sobre políticas públicas, se toma en consideración la información obtenida hasta el 7 de septiembre de 2023 inclusive.

    La Comisión Europea publica cada año dos previsiones completas (primavera y otoño) y dos previsiones intermedias (invierno y verano). La edición de 2023 de las previsiones de verano se presenta más tarde que en ocasiones anteriores a fin de poder incorporar varios datos clave publicados en julio y agosto.

    Las próximas previsiones de la Comisión serán las previsiones económicas de otoño de 2023, cuya publicación está prevista en noviembre de 2023.

    Más información

    Documento completo: Previsiones económicas del verano de 2023

    Seguir al vicepresidente Dombrovskis en Twitter: @VDombrovskis

    Seguir al comisario Gentiloni en Twitter: @PaoloGentiloni

    Seguir a la DG ECFIN en Twitter: @ecfin